Miau, miau!!!!

A ver cómo se pone la cámara esta

Miaaau miaaaaaaau meuuuu maaau mia uu. Miaau marramiauuu meuuuuuuu miauuu mau mau meuuu miauuuuuu. Miauu miuu miauuu mauuuu miauuuuu! Miaaau miaaaaaaau meuuuu, maaau mia uu miaau marramiauuu. Meuuuuuuu miauuu, mau mau meuuu (miauuuuuu). Miauu miuu miauuu mauuuu miauuuuu, miaaau,miaaaaaaau meuuuu maaau mia uu.

Miaau marramiauuu meuuuuuuu, miauuu mau mau meuuu miauuuuuu. Miauu miuu miauuu mauuuu miauuuuu,miaaau miaaaaaaau-meuuuu maaau mia uu. Miaau marramiauuu meuuuuuuu miauuu mau mau meuuu miauuuuuu. Miauu miuu miauuu mauuuu miauuuuu.

————- Conectamos con Google Translator para la traducción Gatuno – Español ——————————-

Me ha llevado un tiempo dictarle a mis humanas todo lo que quería contar, tanto que me voy a echar una de mis siestas con nada que esto se quede publicado.

Miau, en resumen a mi todo esto de la mudanza me pilló un poco a pata cambiada. De repente, de un día para otro casi, me recogieron todos los juguetes y me desmontaron las habitaciones donde solía jugar. Yo allí flipando claro. Porque cuando hemos ido a la playa o a esa otra casa donde está la señora que me grita cuando me subo al sofá, no se monta tanto follón de recoger y limpiar. Total que así sin comerlo ni beberlo me tuvieron en la “cárcel de los viajes” un porrón de horas. Yo iba to calladita a ver si no se daban cuenta de que estaba allí y me dejaban tranquilita en mi casa. Pero nada, miau, allí que llegamos a un sitio donde hay unos pájaros muy grandes que hacían tela de ruido y se ve que nos íbamos a montar en uno. ¡¡Pero si eso son para cazarlos!! ¡Qué cosas tienen estas humanas! Allí en la pajarera había un señor que no me quería dejar montar y mis humanas entraron en pánico, pero miau, al final, allí que nos montamos las tres. ¡Y no que no me sacaban de la cárcel para nada! ¡Y encima ni me daban de comer ni de beber! Y ellas ahí venga a ponerse púas de comer que yo escuchaba el carrito ese de la comida cada dos por tres…y yo sin decir ni miau, huelga de silencio en protesta por esta injusticia #justiciarealgatunaYA #prayforbola #jesuisbola #bolataaskatasuna.

Al final después de otra pechá de horas se ve que llegamos a nuestro destino: Toronto. Esa es la ciudad del chiste. Si ese de torontoentero que le contaban a las humanas todo el que venía a casa. ¡¡Miau!! ¡¡¡Que nos hemos mudau!!!

Como comprenderéis ya estaba un poco hasta los bigotes de estar encerrada y claro, cuando me abrieron la cárcel en esa casa, todo moderna, con suelo de parque (me encanta el ruidito de mis uñas al correr por él) y lo mejor de todo unas cortinas de baño chulíiiisimas, pues me fui para ellas ahí to loca a abrazarlas. ¡¡Qué textura!! Pero resulta que eran del Dollarama (los 20duros de aquí) y miau, se rajaron. Lo mismo debía pasar con esa taza que andaba por allí pero que a mi no me gustaba el sitio donde estaba puesta. Digamos que se cayó y se partió. Que cosas más malas que fabrican este sitio.

Pero ¡miau miau miau!¡¡Que las ventanas tenían quicio!!! Yo no conocía esa palabra pero se la escuche decir a las humanas cuando planeaban buscar una casa para nosotras solas. El rollo, que los quicios ¡molan tela! ¡Se ve la calle y te puedes tumbar! ¡Son lo más! Y uno de ellos tenía vistas a la CNN tower. La del chiste del torontoentero. La casa esta también venía con otra humana, Anna, se ve que es la humana del lugar, porque la dueña fui yo. El caso es que no interaccionaba mucho con las humanas mías pero a mi me daba una chapa…Pero era un poco pardilla y le perdoné eso de tener cosas que se rompen fácil. Además me dejaba jugar en su habitación a tirar las macetas, es super diver. Tenéis que probarlo. Hablando de habitación. A mí me gusta tener mi water privado y mi cocina, pero se ve que aquí las muy cerdas me ponían las dos cosas al lado, ¡cómo si no me fuese a dar tiempo de llegar al wc! Yo por más que les tiraba el agua para hacerles notar que era una cerdada nada, encima me colocaban papeles de periódicos, ¿qué se han creído por favor! También me gusta tener la libertad de darme mis paseítos sin agobios, lo que se dice una política de puertas abiertas. Pues en esta casa me encerraban con ellas y ¡¡no veáis como roncan las tías!!! Y yo pa despertarlas pues, venga rascar la arena (es que no se hacer el ruidito ese con la lengua). Y se despertaban y encima me echaban la bulla a mí. A veces son insoportables.

patabola
Mira lo bien que se me queda la pata después de la manicura

Miau, al lío. Que se ve que la humana que no trabaja, la que me cuida ahora, se fue a buscarnos un hogar y lo encontró a la primera. Y no os lo creeréis. Otra vez venga maletas para arriba y para abajo…que estrés. Y llegamos  por fin a mi casa nueva y va y qué me encuentro… ná de ná: ¡no hay sofá que rascar! Pero ¿qué broma era esa! Afortunadamente, mis humanas atendieron mis demandas y al poco nos trajeron uno enoooorme que me lima las uñas que da gusto. A mí me encanta meterme debajo, pero últimamente he notado que me cuesta más salir. Creo que estoy empezando a perder la línea. Total que miau, que aquí no hay quicios en las ventanas pero llegan hasta el suelo y así puedo yo cotillear a gusto. Sobre todo a los de la terraza del al lado y al gato gordo vecino. Porque más o menos ese es mi día. Asomarme a la ventana, fliparme con las hojas que vuelan, dormir, ir a ver si mi humana me hace cosquis y poco más. Ah, también subirme a la encimera a hacer la croqueta, subirme al frigo para tener mejores vistas y quejarme de que me tienen la casa de la caca hecha un asco.

De la ciudad no sé qué deciros la verdad, porque solo conozco lo que veo desde aquí. He intentado hacer un par de excursiones pero las muy @#~%& de mis humanas me pillan siempre cuando estoy llamando el ascensor. A veces las oigo decir que me van a enseñar la nieve y que me voy a morir de frío y se me van a quitar las ganas. Ya veremos…

Pero vamos, en general lo llevo bien. La casa esta es más pequeña que la otra pero se está muy a gusto. Las humanas me hacen mucho caso, como deben ser. Lo único es que desde hace unos días me han entrado unos ardores que no sé yo, me está creando un poco de angustia interior. Pero eso ya lo dejo para otra ocasión que no quiero daros la paliza ahora con mis movidas y estoy viendo una luz que se mueve por la pared.

Miau, miau!!!!

Di algo, no seas rancio

avatar